CONDUSEF informa sobre cómo acceder a los apoyos implementados por los Bancos

Los Bancos han establecido una serie de beneficios o facilidades temporales para que los usuarios puedan diferir los pagos de sus créditos al consumo, a la vivienda y también a los créditos comerciales para mejorar su liquidez.

  • Crédito Automotriz
  • Crédito Personal,
  • Crédito de Nómina
  • Tarjeta de Crédito
  • Microcrédito

Para acceder a un apoyo de diferimiento de los pagos de un crédito, el usuario debe comunicarse con la institución financiera con la que tiene contratado el crédito para conocer los requisitos que se deben cumplir, entre los que se encuentran:

  1. Que la cuenta esté en cartera vigente al 28 de febrero de 2020. 
  2. Que el crédito tenga una vigencia de vida.

Es importante reiterar que las medidas de apoyo que los bancos aplicarán, no es obligatorio para los Bancos aceptar todas las solicitudes que les hagan los usuarios.

En lo general, lo que harán los bancos es renovar o reestructurar los créditos con un plazo de gracia de 4 meses, con posibilidades de extenderlos por 2 meses más.

Las reestructuras o renovaciones podrán incluir quitas, condonaciones, bonificaciones o descuentos sobre el saldo del crédito, que permitan menores pagos o mensualidades para los acreditados en fechas posteriores, como mecanismo para fortalecer la liquidez de estos últimos, aún y cuando seguramente el plazo del crédito será mayor.

La renovación de estos créditos no será reportada por los Bancos como créditos vencidos es decir, ante el Buró de Crédito o Círculo de Crédito, no implicarán un deterioro o una mala nota en el historial crediticio de los acreditados, que los pudiera afectar posteriormente.

En el caso particular de las Tarjetas de Crédito, el saldo que no se pague, sigue generando intereses de forma normal con la misma tasa hasta que se liquide en su totalidad. 

Es importante que el usuario pregunte a su Banco:

  • Cuál va a ser su saldo insoluto, es decir, cuánto se va a pagar después de transcurrido el plazo.
  • Si va a continuar pagando la misma mensualidad, ésta va a aumentar o podría disminuir.
  • Si van a aplicar una nueva tasa, o bien cuál va a ser el tratamiento que la institución financiera le dé a los intereses. Conviene estar seguro que, en su caso, la nueva tasa sea fija y no variable.
  • En el proceso de la reestructuración del crédito, es conveniente que el acreditado pregunte si podrá volver a utilizar el nuevo crédito o ya no.

La CONDUSEF sugiere a los usuarios analizar si verdaderamente necesitan reestructurar el crédito, porque sus ingresos o flujo de dinero que venían recibiendo regularmente ha disminuido por efectos de la situación que el país atraviesa por la epidemia.

También se recomienda que los usuarios cuiden más que nunca su capacidad de pago presente y futura.

Además, en estos momentos es muy importante administrar lo mejor posible los ingresos disponibles para hacer frente a los gastos familiares indispensables y utilizar el crédito con cuidado.

FUENTE: CONDUSEF

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *